27 sept. 2011

CAPITULO 1 - PERSEGUIDA

Una calle oscura, ninguna luz, solamente los rayos de la luna. Sombras que se mueven, maullidos lejanos que te recorren la espina dorsal a cada paso que das. Ruidos en la noche…

Pasos quedos, risas, voces… una figura en movimiento justo delante, pasos lentos, nerviosos, con miedo, miradas hacia atrás, me escondo, pero no puede verme, soy invisible a sus ojos. La figura, es una chica, puedo oír su pulso, movimientos rápidos, nerviosos, sabe que la están observando, siguiendo, no sabe quien, pero tiene miedo… puedo olerlo.
Llevo persiguiéndola todo el día siguiéndola, observándola, midiendo sus pasos controlando sus pulsaciones, controlándola a ella.

Voy a por ella, algo me lo esta impidiendo, una barrera invisible que me impide acercarme mas a ella, estoy a un suspiro, pero no puedo, no puedo… ahora lo veo, lo huelo, es verbena, esa planta ¡dios como odio esa planta! Necesito q esa planta desaparezca, que se esfume…

No puede ser, esta tranquila., ya no hay miedo, ni pulsaciones aceleradas no  lo entiendo no debería estar así…
¡No esta! ¡No la veo! ¿Dónde se ha metido?, ha desaparecido… ya  se me ha vuelto a escarpar otra, no puedo seguir así... pero la quiero, a esta chica, la deseo, además lleva verbena, nadie lleva hoy en día verbena en el bolso ni colgado del cuello se supone que  existimos… es chica esconde algo puedo sentirlo, sabe mas de lo que aparenta.
No puedo seguirla, tampoco huelo la verbena, tampoco su aroma dulce, sensual atrayente, la e perdido, solo puedo lamentar haberla perdido, pero necesito tenerla, es mía, tiene que ser MÍA. Tengo que encontrarla.
 


                                                                     * * *

Me siguen, lo siento, no tengo miedo, si, si tengo miedo, no es humano lo presiento, cada vez que me giro no puedo verlo, pero lo siento.
¿Por qué habré venido por aquí? ¿Quien me ha mandado?
No se ve nada de nada, la luz de la luna no es suficiente, te hace ver cosas que no ay, figuras que se mueven, escalofríos me recorren la espalda de solo pensar en todas las películas que e visto, que siempre atacan a una chica indefensa en una calle oscura y sinuosa… a deja de pensar eso que al final me voy a poner mas nerviosa de lo que realmente estoy.

Llevo todo el día sintiendo la misma sensación de que alguien en verdad me sigue, me observa pero no consigo saber quien es, pienso que será algún ladrón, pero no por que ya me habría atracado, alguno de la oficina que están obsesionados conmigo, alguien así, pero presiento que no, es otra cosa...


Meto la mano en el bolso para sacar mi móvil por si acaso pasa algo, con lo que atizar le en la cabeza, aunque la verdad no hará mucho pero le parara un poco los pies. Pero hay algo en mi bolso que no es mio, es una bolsita de terciopelo rojo, lleva dentro una planta… creo que es verbena, es la que la anciana nos a dado cuando estábamos tomando el café… bueno no, miento solo me la a dado ami ,¿ presentía que algo me iba a atacar o a seguir? No se, no se no voy a pararme a pensar eso, mejor sigo tal cual estoy.  Pero la verdad es que me da mas seguridad la plantita, además tendre que buscar en casa para que sirve de verdad la verbena, tengo curiosidad.

Me doi la vuelta, ¡le veo!, ya se quien es, es un chico, un hombre, bueno no se esta entre ambas edades, es alto fuerte corpulento, parece amenazador con un aura que da miedo, me escondo a ver si puedo verle cuando se acerque, claro contando con que el no me vea a mi, que esa es otra, dios estoy muy nerviosa parezco una niña chica, tengo que concentrarme o al final me
encontrara y no se lo que querrá hacer conmigo.

¡aja! Hay esta, no deja de mirar hacia los lados, me a pèrdido, genial, me recuerda aun lobo olfateando su presa.

                                                                     * * *
La he perdido, en serio, me voy a casa, me estoy poniendo paranoico, tengo que despejar me, no puedo obsesionarme con ella, es solo una mas de tantos mortales a los que he matado, tengo que olvidarla… esta noche encontrare a otra.

Estoy muy distraido tengo que estar alerta de
 cualquier mortal que ose  acercase ami.
De repente algo se abalanza sobre mi, es la chica, no puedo creerlo, es ella. Me quedo en shock, se supone que nada puede sorprendernos, asustarnos alcanzarlos, somos invisibles a los ojos mortales, ella… puede verme.
No se da cuenta de que si no tuviera la verbena en la mano estaría muerta en décimas de segundo. Imagino su cuerpo inerte…
Ahora me fijo, sus ojos, llenos de ira, furia, dos pozos negros que si te caes en ellos no podrás salir…

-¿Qué haces?¿porque me sigues?¿quien eres?-  me grita.
Me río - ¿Qué que hago?¿porque te sigo?¿quien soy?, ja ja ja demasiadas preguntas chica- intento parecer lo mas duro posible, costaba.






                                                                                                                                      Catt


2 comentarios: